Conchudamente

Honesto

2:41

UNA NOCHE DIFERENTE(SEGUNDA ENTREGA)

Publicado por Marius Eguiluz Najar |



**

El reloj marcaba las 10, esa mañana Marco solo había pensado en la chica de la noche anterior. Era muy bonita, su aspecto era muy feliz, aunque su mirada reflejaba algo misterioso y oscuro, casi gótico, pero al fin era bella y encantadora.

Cuando ya eran casi mediodía decidió llamar por teléfono a la nena, pero nadie contestaba, Marco imagino que estaba en la playa, así que se fue a buscar inmediatamente a José, para poder ir con el a la playa; después de tocar la puerta de su casa salio su mama, el le pregunto por José, la señora respondió: “Se fue a jugar pelota con Charly a la canchita”.

Decidió ir a la canchita, que era en realidad una especie de coliseo con una cancha que servia para jugar fútbol, voleibol y básquet, antes de llegar a la cancha se dio cuenta que toda la gente que se reunía sagradamente los fines de semana para jugar una pichanguita incluidos José, Charly, Víctor, Rodolfo y Joaquín el primo mayor de Luis.

Joaquín era esa especie de Don Juan a la que casi ninguna polla se le escapaba, tenia demasiada labia, una manera de hablar que seducía a todas las mujeres, un rostro que todos envidiaríamos y esa seguridad que ellas aman en los hombres, a parte le sobraba el dinero y el era que daba iniciativa para hacer cualquier cosa, y apenas se cruzo ese grupo con Marco, Joaquín, metió la punta para poder tomar unas chelas; Marco algo desconcertado le explico su plan a José, pero Victor escucho y lo calmo: Marco no te desesperes vas a cachar mas tarde, las chicas deben estar descansando, ya sabes como son de flojas las flacas de ciudad.

Y Marco se calmo y llegaron a la tienda de Don mariano y comenzó la ceremonia etílica, contando sus cosas, chistes, hablando sobre fútbol, algo de política, sobre quien seria el campeón de la Champions, otras cosas.

Ya a las 3 y media nadie tenía para poner un sol más y eran demasiados como para pedir a cuenta así que decidieron suspender la reunión.

Marco le pidió a José que fueran los dos a su casa para llamar a la nena, ya dentro de la casa hicieron el intento pero nadie contesto, así que decidieron hacer pasar el rato viendo televisión, para llamar mas tarde.

Estaba dando una serie antigua en la tele, así paso una hora y ya eran las 7 de la noche, ya había oscurecido. Marco volvió a llamar y esta vez si le contestaron, pero para su sorpresa una voz de hombre de un hombre muy viejo: Alo, quien llama.

-Hola se encuentra Diana- Contesto Marco.

-De parte de quien-pregunto la voz ronca, que por un momento hizo temblar a Marco, era algo escalofriante oír esa voz.

-De Marco-algo tembloroso

Marco escucho por el auricular el grito de Dianaaaaaaaaaa, de parte del viejo. Unos segundos después una voz femenina se escucho: Marquito como estas; pero esa voz se escuchaba cansada como cuando una persona se despierta de un largo letargo, estaba algo diferente a la voz de la Diana que había conocido la noche anterior.

-Hola Diana, noto tu voz un poco diferente como cansada-respondió Marco.

-Si…, es que acabo de despertarme, he dormido toda la tarde.

-Bien, seguro fuiste a la playa, como es para más tarde.

-No fui a la playa, es que acostumbro dormir, en el día, en la tarde- interrumpió a Marco y prosiguió- y para mas tarde en el Internet en el que nos encontramos anoche a las 9 y media.

-Claro, y ya conseguí el chico indicado para tu prima- ya el temor del principio había casi desaparecido.

- Muy bien, espero que sea como te lo indique, me voy a bañar, ciao.

-Chau- dijo Marco y ella colgó el teléfono.

Y José que había escuchado a Marco hablar por teléfono: Y Marquiño como es pues.

-9 y media compadre en “el hueco”.

-muy bien muchacho, hoy tiramos.

- Sabes su viejo me contesto, puta y me dejo frió, que horrible voz tiene el viejo, que miedo carajo-aunque Marco tenia una sensación mas profunda de miedo algo mas que el temor a un padre celoso o a una voz horrenda, una sensación que el mismo no podía explicar.

-Ya huevón, no seas miedoso, además nos vamos a cachar a esas flacas y no al viejo, asi que no te preocupes- dijo José quitando el miedo a Marco.

Y justo se escucho como alguien abría la reja, en ese pueblo a esas horas en muchos domicilios acostumbraban dejar la puerta abierta cuando había gente en casa, por la seguridad que esos lugares tenían, en especial.

Eran los padres de Marco que llegaban para calentar la comida y poder cenar con marco.

Y apenas entraron los padres de Marco, salía José que se despedía de ellos, tíos chau y de Marco con un: ya nos vemos, vengo a las 9.

***

Y pronto serian las 9, Marco se puso una camisa, la mejor que tenia, la mejor que de la pocas que tenia, le gustaba usar camisas de ves en cuando, además había escuchado a muchas chicas, entre ellas a sus prima Tere, que los hombres en camisa eran irresistibles para las mujeres, se echo el perfume y en ese preciso momento alguien toco la puerta y escucho el silbido de José.

Ese Jose siempre a la moda, o al menos intentaba estar a la moda, vestido como un cantante estadounidense de hip hop, algo huachafo como decimos acá en el Perú, este país donde casi nos hemos acostumbrado a copiar lo extranjero.

Y Marco salio a la puerta y vio como su primo parado en la puerta le hacia una seña para que saliera.

-Ya estas listo- dijo José a Marco que acababa de salir- tu te demoras como una señorita, que raro que esta vez te alistes tan rápido, no quieres llegar tarde, debe estar buena noma la ruca.

-Ya me ahuevaste de hablar tan mal de esa chica- respondió Marco mientras salía de la casa.

-A chucha, parece que te gusta mucho, que estas templado- los dos se dirigían al Hueco.

-Puta, no se, siento una atracción muy fuerte por ella, es demasiado.

-Esta bien cachable, tan cachable es. De donde era?, no creo que sea de acá.

-No es de Ica huev…- cuando marco iba a terminar la frase se encontraron con Charly.

-¿Dónde van tan contentos mojones?- pregunto el siempre sonriente Charly.

-Un plancito-dijo José.

-Y tu, que planes Charly-intervino marcos

-Yo también un plan, ya nos vemos.

Y siguió su camino nuestro obeso amigo doblando por una esquina, y ya José y marcos habían llegado al hueco.

Ahí estaba Diana esperando a Marco con su prima, su prima tenia el cabello castaño claro, una piel casi blanca, ojos azules casi celestes, un cuerpo mucho mas dotado que el de Diana, unos senos muy generosos y una labios que parecía que te iban a comer.

Marco se acerco Diana, le dio un beso en la mejilla, una pequeña parte de su labio resbalo tímidamente hacia el extremo derecho de los labios de Diana.

-Hola que tal Diana-dijo Marcos.

-Hola Marquitos, ella es mi prima Danai.

-Y el mi primo José- dijo Marcos

José con holas y con besos saludo cortésmente a las dos chicas, después de recuperarse del embelezo causado por la hermosura casi sobrenatural de ellas. Su primer verano acá-dijo José. Ellas respondieron que si. Comenzaron a caminar por las calles de San Fermín, como lo propuso Marco, hasta que llegaron a la plaza, los dos chicos percibían la envidia de sus conocidos, y hasta de su grupo, pero se dieron cuenta que en su grupo no estaba Luis, algo muy raro, en el, que siempre salía todas las noches, Marco pensó “debe estar con la flaca de la que comento la noche anterior”.

-Que les parece si un rato, vamos a jugar taca taca- dijo José

-Buena idea-dijo Danai.

-Me parece súper- se expreso Diana.

Y Marco: Vamos- se acercaron a una mesa desocupada, llamaron al gordo y viejo señor que atendida ese puesto de juegos que se había instalado por esos días al frente de la Iglesia.

-Tío unas mesas, voy a dar clases- dijo José.

-Ay negro tu siempre tan fanfarrón, chicas no le hagan caso a ese muchacho, solo sabe alardear-dijo el señor.

-Tío, como es eso, me haces quedar mal ante mis amigas-dijo José, mientras las chicas y marco se reían, Danai con una risa escandalosa y algo maniática, se reía a carcajadas, risa demoníaca, hay igual que su cuerpo que llamaba a cometer todo tipo de pecados carnales.

Y los chicos jugaron en parejas intercambiando compañeros, casi siempre ganaba la pareja donde estaba José, pero eso no importaba mucho esa noche, se reían, se divertían, José era muy gracioso con cada incoherencia que decía, mientras marco con su humor inteligente también las divertía.

Luego de jugar, Marco dijo: Un vinito- las chicas aceptaron gustosas y en una banca de la plaza comenzaron a tomar el vino que habían comprado en una tienda a dos cuadras.

Ellas relamían sus labios después de cada vaso de vino que tomaban con una sensualidad desbordante, mientras nuestros dos galanes observaban atentos esos movimientos, y conversaban con ellas.

-TU JOSE A CUAL ES TU HOBBIE, Y EL TUYO, Y CUANTOS LLEVAS JUGANDO FÚTBOL, Y NO VAN A LA PLAYA, NO TODAVÍA NO HEMOS IDO, IREMOS MAÑANA, MAÑANA VAMOS JUNTOS, CLARO- Esa era la conversación, hasta que se acabo el vino, y Marco: Que les parece otro vino pero en mi casa, esta desocupada, mis papas tienen un compromiso, ya eran casi las 11 de la noche.

-Genial, porque la verdad es que yo ya siento un poco de frió, en tu casa podría ser cómodo-dijo Diana con picardía.

Cuando los chicos oyeron esas palabras les comenzaron a brillar los ojos, estos adolescentes, no sabían hasta donde llegaría todo, pero sabían que ya iban por buen camino.

Fueron a comprar el vino a la tienda mas cercan, a la que habían comprado la primera botella, para luego dirigirse a la casa de Marco, por el camino hacían bromas, mientras José tenia en una bolsa negra el vino y en la mente muchas ideas que planeaba ejecutar mas tarde.

****


Esa luna llena que había sobre el cielo de San Fermín estaba preciosa, grande y totalmente repleta, romántica, sensual y la vez algo tenebrosa, y dicen que esa luna despierta pasiones y los lados más oscuros del ser humano y de otros seres.

Y por fin después de tanto caminar llegaron a la casa de Marco, él abrió la reja caballerosamente y José bromeo de esa caballerosidad que demostraba Marco ya había abierto la puerta, con un dedo en la boca, hacia la seña de silencio, y susurrando suavemente dijo: Por favor silencio, voy a confirmar si mis papas no están en la casa, entro a la casa los demás se quedaron afuera. Se le escucho desde dentro llamando a José, José entro a la casa, entro al cuarto donde se hallaba Marco, el cuarto de Marco, un lugar simple, donde el guardaba todos sus secretos, ahí Marcos le ofreció un condón a José y le dijo que la casa estaba vacía, los dos sonrientes salieron a la puerta de la casa para invitar a entrar a las chicas. Ellas entraron entre risas, la mayor parte de la gente estaba en la serenata de San Fermín, y muchos después se irían al baile que organizaba la municipalidad, entre estos, estaban los papas de Marco.

-Que linda casa, la tuya Marco-dijo Diana, cuando ya había pisado el suelo de la sala.

-Gracias Diana- marcos contestaba el halago, mientras prendía el equipo de sonido, puso una balada romántica, mientras José se acercaba a el para cambiar a un disco de hip hop.

Después de estar cambiando los discos y bebiendo vino por casi una hora, Danai se fue al baño, y José la siguió poniendo la excusa que se iba a la cocina. Marco se quedo a solas con Diana, y los dos se quedaron mudos, solo se escuchaba el lenguaje mudo de la pasión, marco miraba en los ojos de Diana lujuria, y simplemente acerco sus labios a los de ella, y comenzaron los besos y caricias.

José había ido al baño en busca de Danai y justo la encontró saliendo de el, y la invito a ir a un cuarto, al cuarto de los padres de Marco, ella acepto inmediatamente, al llegar al cuarto ella no dejo que apretara el interruptor de la luz: Me gusta la oscuridad para hacer el amor-dijo ella-mientras comenzaba a sobajearle su miembro viril, y comenzaron besar, a comerse entre los dos sus cuerpos con sus bocas.

En la sala las cosas eran mas lentas, besos y suaves caricias, entre Diana y Marco, como si los dos quisieran disfrutar al máximo uno del otro, por eso no se apresuraban, y todo iban con calma, hasta que un horrible sonido estremeció toda la casa, era un grito espantoso, un grito de dolor, que destruyo obviamente la atmósfera romántica que recién se había formado, parecía que era de José.

Marco exaltado, preocupado: Que es eso, que carajos es, ¿es José?, ¡José! mierda.

-No te preocupes debe ser un juego entre ellos, Danai es una golosa, no te preocupes-decia diana mientras sujetaba fuertemente el cuello de marco que intentaba levantarme del sillón donde los dos estaban sentados, pero la fuerza que inesperadamente tenia Diana se lo impedía, hasta que la mano derecha de Diana resbalo con el rosario que Marco tenia colgado de su cuello, y ahora una un pequeño grito de dolor salio de Diana y un olor a algo quemado se sintió, Diana soltó a Marco. Marco solo atino a correr, sin entender nada hacia el lugar de donde provenía el primer grito.

Era el cuarto de sus papas, apretó el interruptor de la luz de ese cuarto, el lugar se ilumino, y Marco vio primero la sangre en la boca de Danai con unos ojos brillantes y terroríficos, ella estaba encima del cuerpo ensangrentado de José, que yacía en el suelo, ese cuerpo había perdido toda su color, su morena piel tenia un tono pálido, tono de muerto.




-Loca, demente, asesina, que hicistes- grito Marco con furia, con terror, no estaba seguro que le pasaba, estaba embriagado, pero no por el vino sino por las emociones que se mezclaban en esos momentos en su alma, Diana se puso delante de Marco y lo lanzo contra la pared, Marco nunca experimento en su vida un golpe tan fuerte en la nuca, sintió que se iba a morir, cuando estuvo a punto de desmayarse, se dio cuenta de los brazos de Diana lo recogían de la pared.

-Estúpida te dije que no te lo comieras sola, que teníamos que llevárselo a papa, que mierda te paso-dijo Diana, al momento que sujeto fuertemente a Marco con sus brazos, Diana también le sujetaba sus piernas con las suyas - recuerda que no queremos levantar sospechas acá hay cazadores, teníamos que guardar las apariencias por una semana, hasta la reunión del clan.

-Disculpa hermana tenia hambre, recuerda que yo no pobre nada del otro estúpido temprano, además todavía tenemos lo suficiente, además nos podría servir como hermano, mira que buen vampiro seria, su fuerza, su vigor- señalo exaltada Danai mientras la lamía la sangre derramada de José.

-A pesar de tu glotonería, tu excusa no es mala hermanita, es un poco tonto, pero muy fuerte, podría ser una buena adquisición para el clan-dijo Diana, mientras Marco sorprendido por todo lo que sucedía y lo que hablaban las dos chicas, asustando, trataba de escapar de los brazos, de Diana, pero la fuerza de ella no lo dejaba, su corazón latía como nunca había latido, el nunca se considero muy fuerte, pero ahora sentía que tenia que hacer todo lo posible para salvar su vida, talvez era siempre en estos momentos donde el cambiaba cuando ya no quedaba esperanza se aferraba a la vida como lo hacen las personas, cuando ven algo malo llegar, o peor aun la muerte llegar, pero el siempre tenia esa reacción de una manera cien veces mas intensa que lo normal en las demás personas, y también su desesperación era cien veces mas intensa que en otros.

-Pero este creo que nos lo llevamos para cenar, Danaicita. Hermanita aquí el chico, tiene un rosario en su cuello, me quemo un poco, al tocarlo por casualidad, niño tienes algo de fe pero no la suficiente-prosiguió Diana- Danai querida saca tu cuchillo y con el arráncale su maldito rosario.

-Si como quieras-dijo Danai mientras sacaba una navaja de una portaligas que llevaba en la pierna.

Se acerco con la navaja en alto a Marco, le dio un beso en la boca, y le dijo: me estaba divirtiendo mucho con tu primo, pero me gano el hambre-lo decía mientras ella jugaba con su cabello rojizo y ondulado con una mano, para luego toca la cara a Marco para después darle un beso mas, Marco enfurecido, vio como con la otra mano Danai ya acercaba rápidamente la navaja al rosario, pero esa fuerza que se incrementaba cien veces, se incremento mas que nunca y también su desesperación, y la fuerza exploto, su desesperación también, se libro de Diana, tirándola a la pared y en menos de un segundo agarro la mano de Danai, la mano que portaba la navaja, y de un arranque de furia arranco su mano, ahora la sorprendida era Danai, que miraba como ya no la tenia y como Marco utilizó esa mano para clavarle la navaja en el corazón, y destrozarle todo el pecho en un instante de locura, ella exploto en sangre, para luego terminar seca en suelo, ya no reaccionaba su cuerpo tendido en el suelo, se le miraba las venas, el cuerpo tenia un color plomo, como el de los muertos que llevan años en la vitrina de un museo, talvez porque su cuerpo ya llevaba casi 3 años de muerto.

Ya esa fuerza se le había ido, estaba exhausto, pero logro conseguir un poco de energía Marco, para correr hasta la puerta, mientras Diana lo perseguía todavía media aturdida del golpe que se dio con la pared; pero al abrir la puerta encontró en el umbral a un viejo, de cabello largo y entre plomo y negro, de un metro 90 de estatura y de unos ojos de loco.

-Diana que paso aquí, sentía el olor a muerte de vampiro, y sentí una fuerza blanca muy fuerte, diferente a la de un cazador, algo mucho mas fuerte- dijo el tipo-nuestro nuevo personaje dijo esas palabras y Marco reconoció esa voz, era la voz que escucho por teléfono cuando llamo a Diana.

-Padre, el es un monstruo, mato a Danai-dijo Diana.

-Maldito desgraciado, o mejor debería decir bendito-asombrado el viejo, agarro del cuello de su camisa a Marco, hasta llegar a levantarlo, los pies de Marco no tocaban el suelo, el viejo estaba emocionado, se dejaba llevar por su pasión, algo muy raro en un vampiro tan viejo, sabio y experimentado, eres la primera vez que tenia una oportunidad como esta, estaba en le umbral de la puerta, lo movía por las fueras de la casa, parecía un cazador que exhibía su presa cazada-Un ángel, un ángel wawa, tuviste un arranque pero ahora ya no puedes hacer daño, por ahora, que suerte que tengo antes de que vuelvas un enemigo peligroso, te llevare a mi bando, jajjaa.


Mientras se reía el viejo, una flecha que fue a dar en el brazo que estaba usando para sostener a Marco, apago todas esas emociones que experimentaba en ese momento, y antes de que el viejo soltara y diera un grito por el dolor, una voz burlona se escucho: Pero yo si te puedo hacer daño, Timus-Y el sujeto agarro de la mano al muchacho-otro día nos pelearemos viejo, aunque no lo creas, esta vez respetare las reglas del consejo, esta vez si conviene-y lanzo una bomba lacrimógena, que aturdió a los vampiros con su olor a ajo, mientras corría junto al muchacho le pregunto, donde vamos, tienes un amigo que tenga una casa cerca, como te llamas.


van-helsing.jpg image by Blessed_033


-Si a dos cuadras a la derecha, soy Marco, supongo que mi amigo estará en su casa sino esta borracho, no creo mañana tenia que viajar-dijo Marco medio asustado.

-Yo soy Mauricio, pero me llaman Megalominus-ya había llegado a la puerta de la casa del amigo de Marco,de Víctor-se siente mucha fe en esta casa, estarás a salvo mientras no invites a los vampiros.

-Maldita sea que carajos pasa, pero que mierda eres, vampiro?


-Ja ja ja, yo soy un cazador de vampiros como Buffy solo que hombre, y no gano como actriz de Hollywod, angelito-dijo casi bromeando Megalominus-tu me puedo llamar mega nada mas, y… ¿tienes celular?, lo necesito, el mió no sirve, no entra la señal de su compañía en este pueblo.

Marco lo saco de su bolsillo, todavía incrédulo después de todo lo que había pasado, se lo dio, Mega se lo guardo en el bolsillo de su saco plomo.

-Angelito llámame en una hora, si quieres entender todo, además necesito mi ayuda para vencerlos.

-Yo no quiero vencer a nadie, solo quiero despertar de esta absurda pesadilla.

-Primero angelito, esto no es una pesadilla, es real, segundo no seas tan cobarde angelito, además sino los destruimos ellos te van a perseguir siempre aunque frustremos sus planes, porque tu le interesas al viejo de Timus, además que el tiene unos amigos que pagarían por ti, por alguien como tu, lo que fuera, angelito. Y me voy. Toca la puerta.

Marco toco la puerta, los pasos de Víctor se sentían acercarse a la puerta y se escucho su “¡Ya voooooooooooooy!”, abrió la puerta Víctor y vio como una sombra se alejaba corriendo a los lejos. Era Megalominus, corriendo en busca de la salvación, en busca de un futuro mejor, por lo menos un poco mejor que el presente.


...CONTINUARA...

2 comentarios:

p89172329--marius_eguiluz--html dijo...

que te haz fumado?

LuiZzINhOo dijo...

huevas dale una repasada +, agregale un par de cositas + y kedaa chevere,mas pulido jaja y cuando chu pones lo k sigue,ahhh esta chevere ahhh era claro el k no captaba en el pueblo no¡¡ jaja

Subscribe